Sentimientos al Volante.

Esos segundos eternos a la espera de tu momento. Ese momento en el que el corazón deja de latir por un instante, pestañeas y el iris se dilata acostumbrándose a su próximo objetivo. Una mano que se aferra al volante y la otra aprieta el pomo de la palanca de cambios.

Una mano sobre el cristal marca el Lucía Lázaro Fotografía. Piloto Slalomnúmero tres con los dedos. Embragas y metes primera. La mano ya solo marca dos dedos. Mantienes el embrague, pisas el acelerador y el motor empieza a rugir con fiereza. Sólo queda el dedo índice.

Los labios se entreabren dejando entrar un bocanada de aire que hincha los pulmones. La mantienes por otro instante igual de eterno, y por fin, lo exhalas.

Ya. La mano se retira al tiempo que el coche sale disparado hacia delante. El corazón vuelve a latir desenfrenado y el volante ya no tiene descanso.

Unos cuantos segundos de giros, control, vueltas, esfuerzo, ilusión, metas, sueños. Unos cuantos segundos, que cuantos menos sean, mejor.

L.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s