III. Incongruencia

Solo ves tierra a tu paso y la sombra de tu angustia te acompaña. El sol va bailando con ella, ambos a tu alrededor, uno arriba y otro abajo.
Notas pesado tu camino, llevas carga en tu espalda. Ya no recuerdas de quién fue la culpa, siempre es de alguien …, lo que no sabes es que ahora quizás es tuya.

Tú tienes el poder de rearmarte, de resurgir. Las cosas que te ocurran las arrastraras lo que tú quieras arrastrarlas. Así que deja de llevarte a ti mismo atormentándote sentado en un trono de pesadumbre estancado en un sinvivir.

Si perdonaras y abrieras paso a tu presente … Dejaría de doler, tu cuerpo contracturado volvería a erguirse y tú podrías percibir que en tu horizonte hay algo más que tierra y piedras. Hay un mar de oportunidades esperando a que vayas a por ellas, un cielo de sueños por los que luchar…

Sé que el tiempo ayuda a curar las heridas, pero el tiempo no espera.

Deja de mirar al suelo, disfruta de la vida.

L.

Incongruencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s